El juicio por fraude civil de Donald Trump se reanuda con el testimonio del ex director financiero Allen Weisselberg - N Digital
ActualidadfacebookInternacionalesNacionalestwitterÚltimas Noticias

El juicio por fraude civil de Donald Trump se reanuda con el testimonio del ex director financiero Allen Weisselberg

Como jefe de finanzas de Donald Trump durante mucho tiempo, Allen Weisselberg ayudó a salvar al imperio inmobiliario del ex presidente de su última amenaza existencial, evitando la insolvencia después de las quiebras de casinos y la quiebra de una aerolínea en la década de 1990.

Ahora, después de un reciente período en prisión por fraude fiscal, Weisselberg vuelve a estar en el centro de atención: testificará el martes en el juicio civil en la demanda por fraude de la fiscal general de Nueva York, Letitia James, contra Trump y su empresa, la Organización Trump.

Se espera que Weisselberg, también acusado en la demanda, testifique sobre su papel en la preparación de los estados financieros anuales de Trump, incluidas las conversaciones que tuvieron mientras finalizaban los documentos, que fueron entregados a bancos, aseguradoras y otros para cerrar acuerdos y obtener préstamos.

La demanda de James alega que Weisselberg diseñó los estados financieros de Trump para cumplir con sus demandas de que mostraran aumentos en su patrimonio neto y aprobó valoraciones elevadas de los activos a pesar de las valoraciones en sentido contrario.

No se espera que Trump, que asistió a los primeros tres días del juicio sin jurado la semana pasada en Manhattan, regrese al tribunal para ver testificar a su ex director financiero. Un tribunal de apelaciones rechazó el viernes el intento de Trump de detener el juicio mientras lucha contra un fallo previo al juicio que podría despojarlo de la Torre Trump y otras propiedades.

Allen Weisselberg es interrogado por la fiscal Susan Hoffinger durante el juicio fiscal penal de la Organización Trump en el Tribunal Penal de Manhattan, Nueva York, EE.UU., el 15 de noviembre de 2022 en este boceto de la sala del tribunal. REUTERS/Jane Rosenberg/Foto de archivoWeisselberg, de 76 años, ha estado deprimido desde que salió de una cárcel de la ciudad de Nueva York hace seis meses después de cumplir 100 días por evadir impuestos sobre 1,7 millones de dólares en beneficios laborales, incluido un apartamento en Manhattan, autos de lujo para él y su esposa y la matrícula escolar de sus nietos.“Durante los últimos meses, estoy seguro de que está bien documentado y es bien conocido que he pasado por bastante”, testificó Weisselberg en una declaración en mayo en el caso civil.

Weisselberg testificó que tenía problemas para dormir, comenzó a ver a un terapeuta y tomaba una forma genérica de Valium mientras intentaba “reaclimatarme a la sociedad”.

“Ha sido un momento traumático y difícil para mí y mi familia”, dijo Weisselberg a los abogados presentes en la sala, incluido James, según una transcripción de la declaración hecha pública el mes pasado.

“Después de mucho tiempo, lo que consideraba un negocio muy tranquilo -un trabajo que tuve durante todos estos años- verse arrojado a esta situación ha tenido un impacto traumático en mi vida cotidiana y en la vida de mi familia”, dijo.

Allen Howard Weisselberg, comparece para ser sentenciado por esquema de fraude fiscal en la Corte Suprema del Estado de Nueva York en el distrito de Manhattan de la ciudad de Nueva York, EE.UU., 10 de enero de 2023. Curtis Means/Pool vía REUTLa demanda de la fiscal, Letita James alega que el contador diseñó los balances del ex presidente para cumplir con sus demandas de que mostraran aumentos en su patrimonio neto

e salió de la cárcel.Trump, en su declaración en abril, dijo de su ex lugarteniente: “Estuvo conmigo durante mucho tiempo. Le gustaban. Fue respetado. Ahora ha pasado por el infierno y ha regresado. Lo que le pasó es muy triste”.

Jeffrey McConney, el antiguo contralor de la Organización Trump, testificó en el juicio civil el viernes que Weisselberg le pidió que lo ayudara a cometer fraude fiscal en múltiples ocasiones, incluido cambiar registros de nómina para ocultar beneficios y darle a su esposa un cheque por un trabajo que no se presentó para podría calificar para los beneficios del Seguro Social.

McConney dijo que lo aceptó porque temía que Weisselberg lo despidiera si se negaba.

En un fallo previo al juicio el mes pasado, el juez Arthur Engoron determinó que Trump y otros acusados, incluido Weisselberg, cometieron años de fraude al exagerar el valor de los activos y el patrimonio neto de Trump en sus estados financieros.

Mujer con un cartel a la entrada del juicio que dice: “Weisselberg no seas tonto, dale la vuelta contra Trump”. REUTERS/David ‘Dee’ Delgado

Como castigo, Engoron ordenó que un síndico designado por el tribunal tomara el control de algunas empresas de Trump, poniendo en duda el futuro de la Torre Trump y otras propiedades importantes. El viernes, un tribunal de apelaciones bloqueó la aplicación de ese aspecto del fallo de Engoron, al menos por ahora.

El juicio civil se refiere a acusaciones de conspiración, fraude de seguros y falsificación de registros comerciales. James busca 250 millones de dólares en multas y la prohibición de que Trump haga negocios en Nueva York.

En su declaración de mayo, Weisselberg recordó cómo Trump a veces subrayaba o escribía un signo de interrogación junto a los valores con los que no estaba de acuerdo, y cuestionaba el lenguaje utilizado en los estados financieros para describir sus propiedades.

“Podría decir hermosa. Podría decir magnífico”, testificó Weisselberg. “Podría decir que fue lindo. Él diría que es increíble”.

La asociación de Weisselberg con la familia de Trump se remonta a 1973, cuando respondió a un anuncio en un periódico para un contador del padre de Trump, Fred, promotor inmobiliario, propietario de edificios de apartamentos en la ciudad de Nueva York. Comenzó a trabajar para Donald Trump en 1986. En sus últimos años, ganó 1,14 millones de dólares al año en salario y bonificaciones.

Allen Weisselberg y Donald Trump

El caso de fraude fiscal de Weisselberg aceleró su salida de la empresa. Según un acuerdo de indemnización que firmó el día antes de ir a la cárcel, Weisselberg debe recibir 2 millones de dólares en ocho cuotas trimestrales. Esa suma se acerca al monto de los impuestos atrasados, las multas y los intereses que debía pagar como parte de su acuerdo de culpabilidad.

Hasta el momento, según un calendario incluido en el acuerdo, Weisselberg ha recibido 750.000 dólares en concepto de indemnización.

AP

Noticas de Interés
ActualidadfacebookInternacionalestwitterÚltimas Noticias

El 60 % de los estadounidenses duda de la capacidad mental de Biden y Trump, según una encuesta

ActualidadfacebookInternacionalestwitterÚltimas Noticias

En gala conservadora, Trump evidencia dificultad del Partido Republicano de llegar a votantes negros

ActualidadfacebookInternacionalestwitterÚltimas Noticias

Biden y Trump visitarán frontera de EEUU con México el jueves

ActualidadfacebookInternacionalestwitterÚltimas Noticias

Un fiscal pide agravar a 12 años la pena a Cristina Fernández en un juicio por corrupción

Subscríbete al ABC del Día