12 meses de desafíos en relaciones diplomáticas, comerciales y migratorias entre RD y Haití - N Digital

Covid-19

1er año de AbinaderfacebookPortadatwitterÚltimas Noticias

12 meses de desafíos en relaciones diplomáticas, comerciales y migratorias entre RD y Haití

Por Massiel Bravo.- Durante los primeros doce meses de Gobierno del presidente Luis Abinader se han presentado fuertes desafíos para las relaciones diplomáticas, comerciales y migratorias entre la República Dominicana y Haití.

El magnicidio del mandatario haitiano, Jovenel Moise, el desvío de las aguas del río Masacre, la construcción de una verja perimetral, cierres de la frontera en dos ocasiones y un terremoto han sido las situaciones que sin dudas han provocado tensión e incertidumbre en ambas naciones.

DESVÍO DEL RÍO MASACRE. Un punto de fricción entre las dos naciones fue el conflicto que surgió tras la construcción de un canal de riego en la comuna de Juana Méndez, en Haití, que se proponía desviar agua del río Masacre hacia el vecino país.

Ante una serie de réplicas levantadas por el pueblo dominicano, Abinader pidió a las autoridades haitianas detener la construcción, atendiendo al artículo 10 del Tratado de Paz y Amistad Perpetua y Arbitraje entre República Dominicana y Haití, que establece que ambas naciones pueden utilizar los afluentes que conecten un Estado a otro pero no alterar la corriente de los mismos.

Claude Joseph, en ese entonces canciller de Haití, defendió que el río Masacre es un afluente binacional y que el uso de su agua es un derecho inalienable de las dos naciones. Además, afirmó que en territorio dominicano han sido abiertos distintos canales de riego con fines agrícolas.

En una reunión con su homólogo dominicano, Roberto Álvarez, Joseph planteó que es fundamental velar por la armonización de las relaciones binacionales para que estas tengan base en el entendimiento y la solidaridad.

Finalmente, ambas naciones firmaron una declaración sobre un proyecto para que el vecino país pudiera hacer uso del agua del Masacre, lo que fue altamente criticado por entidades dominicanas.

En ese sentido, Abinader indicó que para tener buenas relaciones binacionales, Haití debía ordenar la detención de estos trabajos, que buscan construir un canal de riego en los alrededores haitianos del río Masacre. Por su parte, el canciller dominicano se negó a asistir a reuniones sobre el tema, hasta que Haití detuviera la construcción.

VERJA PERIMETRAL. El 27 de febrero, durante su primera rendición de cuentas, el presidente Abinader anunció que su Gobierno construiría una línea divisoria en la frontera de República Dominicana y Haití, donde se implementarían tanto medios físicos como tecnológicos.

El mandatario manifestó que esta división estaría conformada por una verja perimetral cuya construcción iniciaría en el segundo semestre de este año y con sensores de movimientos, cámaras de reconocimiento facial, radares y sistemas de rayos infrarrojos.

Este anuncio de Abinader levantó muchas críticas por parte de comerciantes y empresarios dominicanos y haitianos, así como por organizaciones defensoras de derechos humanos.

El expresidente de la República, Hipólito Mejía, fue una de las voces disidentes que rechazó la construcción de esta verja perimetral, expresando que él apostaba por “la verja del desarrollo”, a su vez puso en dudas que en el país haya suficiente fondos para desarrollar esta construcción de 199 kilómetros.

Asimismo, los alcaldes de Dajabón y de Pedro Santana, Santiago Riverón e Hipólito Valenzuela, también pronunciaron su desacuerdo con respecto a la verja, alegando que esto no resolvería el problema migratorio y el tráfico ilegal de mercancía.

Por su parte, el embajador de Haití en República Dominicana, Smith Agustín, se mostró respetuoso con respecto a este asunto, expresando que la construcción de esta verja es una decisión soberana y que Haití no se opondría a ello.

En marzo, el canciller Roberto Álvarez reveló que el Gobierno se encontraba negociando con dos empresas israelíes y una española la construcción de la verja perimetral, que tendría un costo superior a los seis mil millones de pesos. Hace tan sólo tres semanas iniciaron los procesos de licitaciones.

MOISE

MUERTE MOISE. En la madrugada del 7 de julio, el presidente de Haití, Jovenel Moise, fue asesinado en su residencia, en un hecho que el que participaron  resultó en 18 colombianos y dos estadounidenses de origen haitiano fueran detenidos en la ciudad de Puerto Príncipe, por presuntamente participar del atentado que costó la vida Al mandatario y dejó a su esposa, la primera dama Martine Moise, herida de gravedad.

Los informes de inteligencia dan cuenta de que en un hotel de la República Dominicana se reunieron los planificadores del magnicidio.

El diario colombiano El Tiempo dio a conocer que los colombianos acusados de perpetrar el hecho habían entrado a Haití por la frontera dominicana.

Se publicaron imágenes de ellos haciendo turismo en la ciudad capital dominicana, visitando las afueras del Palacio Nacional, el Faro a Colón y la Zona Colonial.

El Tiempo también reveló que un hotel en Santo Domingo funcionó como el escenario donde se planificó el hecho que acabó con la vida de Moise durante una reunión en la que participó Christian Emmanuel Sanon, un médico que fue apresado en Haití por presunta vinculación en el magnicidio, y otras cinco personas.

El mismo periódico también publicó que el avión en el que se trasladaron los mercenarios colombianos, el 7 de julio, es propiedad de Helidosa, la empresa del excandidato a la presidencia por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Gonzalo Castillo.

Helidosa admitió haberlos trasladado en un jet de lujo matrícula HI-949, pero también defendió que no tiene forma de establecer cuáles propósitos pudieran tener sus contratantes. También en uno de sus un aviones se trasladó a la primera dama de Haití hasta Miami.

El Gobierno dominicano llamó a la comunidad internacional a que tuviera una mayor responsabilidad para encontrar una solución ante el desolador e inestable panorama que vive Haití tras el magnicidio de Moise, y recomendó la creación de un arbitraje internacional.

CIERRE FRONTERA. En el mes de mayo, el presidente Abinader emitió el decreto número 349-21, que dispuso toque de queda y otras medidas sanitarias por la tercera ola de aumentos de casos de covid-19 en la República Dominicana.

Entre estas medidas consideraron el cierre de todos los mercados binacionales por la presencia de otras variantes de la enfermedad detectadas en territorio nacional y haitiano.

Como consecuencia en la comuna de Juana Méndez, en Haití, se levantaron una serie de manifestaciones en rechazo al cierre del mercado, y mientras un grupo de nacionales haitianos se disponía a cruzar la frontera para comprar alimentos, la policía de esa nación realizó varios disparos a la multitud. En este hecho resultó una persona muerta.

CIERRE POR MAGNICIDIO.- El asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moise, disparó todas las alarmas en el pueblo dominicano y provocó que una de las primeras medidas tomadas por el mandatario Abinader fuera ordenar inmediatamente el cierre de la frontera dominico-haitiana.

Asimismo, convocó con carácter de urgencia una reunión, en el Palacio Nacional, a sus principales mandos militares para definir algunas estrategias por la inminente inestabilidad que se avecinaba en el pueblo vecino.

De dicha reunión se estableció la activación de un plan denominado Gavión, el mismo incluyó operaciones militares no bélicas por aire, mar y tierra con el propósito de proteger la soberanía y la integridad del territorio dominicano.

Igualmente, se suspendieron todos los vuelos y la realización del mercado binacional, lo que ocasionó escasez de alimentos en los pueblos de Haití por el cese del comercio.  Y también, se trasladaron a la zona fronteriza equipos aéreos y personal para garantizar el traslado seguro de dominicanos residentes en Haití.

TERREMOTO.- A dos días del Gobierno del presidente Luis Abinader cumplir su primer año, el vecino país registró un sismo de magnitud 7.2 grados, con más de 10 réplicas, que dejaron cientos de personas fallecidas.

Haití vio repetir la desgracia de un terremoto, cuando todavía quedan las secuelas y se recupera del sismo del 2010 de casi igual magnitud y que dejó más de 200 mil muertos.

Abinader manifestó su pesar y solidaridad hacia la nación haitiana a propósito de los desastres generados en ese país por el terremoto de este sábado.

El mandatario aseguró que tanto el Ministerio de Defensa como el Ministerio de Relaciones Exteriores, se han mantenido en comunicación constante con el vecino país tras la tragedia.

El gobierno dominicano ha ofrecido a Haití apoyo logístico, que se estarían llevando a cabo a través de helicópteros, además de estar a la expectativa de cualquier necesidad que pueda surgir en la nación haitiana para dar pronta respuesta, dentro de las posibilidades del país.

 

 

Noticas de Interés
facebookInternacionalestwitterÚltimas Noticias

Nicolás Maduro quiere reconciliarse con Estados Unidos vía la oposición

Coronavirusfacebook

La importancia del placer en las relaciones de pareja

PolíticatwitterÚltimas Noticias

Omar Fernández busca fortalecer relaciones entre República Dominicana  y Puerto Rico

facebookNacionalesPortadatwitter

Mercado binacional en Dajabón no supera el 20% tras reapertura

Subscríbete al ABC del Día