El COVID-19 genera resistencia a los antivirales y la ciencia estudia la combinación de píldoras - N Digital

COVID 19

ActualidadfacebookInternacionalesRedestwitterÚltimas Noticias

El COVID-19 genera resistencia a los antivirales y la ciencia estudia la combinación de píldoras

El COVID-19 avanza. Y la ciencia, también. Los investigadores y los reguladores de salud de EE. UU. temen que el coronavirus encuentre una manera de evadir nuevas píldoras, lo que impulsa nuevos esfuerzos para buscar signos de tal resistencia y encontrar combinaciones para frustrarla.

Los tratamientos, Paxlovid de Pfizer Inc. y molnupiravir de Merck & Co. y Ridgeback Biotherapeutics LP, son los primeros medicamentos autorizados por los reguladores de salud federales que las personas que se encuentran en una etapa temprana de una infección pueden tomar fácilmente en casa para evitar una enfermedad grave.

Sin embargo, los virus mutan de una manera que les permite eludir los antivirales, especialmente cuando los medicamentos se administran solos. Por eso, los tratamientos para otros virus como el VIH y la hepatitis C consisten en múltiples fármacos. Las combinaciones reducen el riesgo de resistencia resultante de mutaciones porque un virus se ve obligado a hacer más para sobrevivir.

La administración Biden está invirtiendo $ 3 mil millones para el desarrollo y la fabricación de antivirales Covid-19.

Las píldoras de COVID-19 prometen mantener a las personas fuera del hospital y frenar la propagación del coronavirus, pero la resistencia podría poner en peligro la utilidad de los medicamentos y causar un revés

“Sabemos que es probable que esto suceda en algún momento, por lo que debemos ir al grano y cortarlo de raíz antes de que se salga de control y comience a tomar el control”, dijo Katherine Seley-Radtke, especialista en química médica, profesor de la Universidad de Maryland, condado de Baltimore, cuyo laboratorio está estudiando terapias combinadas antivirales.

Sin embargo, algunos investigadores y los fabricantes de medicamentos dicen que el riesgo de que se desarrolle resistencia a las nuevas píldoras contra el COVID-19 es bajo porque se toman en solo cinco días, un tiempo demasiado corto para que el virus cambie significativamente.

Los investigadores de Pfizer y Merck dijeron que no vieron el desarrollo de resistencia durante los ensayos clínicos que evaluaron las píldoras. Los investigadores de la compañía también dijeron que cada una de las píldoras tiene características que reducen el riesgo de resistencia, aunque están buscando cualquier señal.

Los virus son fragmentos de código genético envueltos en una cubierta de proteínas. Solo pueden sobrevivir y prosperar infectando células, cuya maquinaria secuestran para replicarse y propagarse.

Como un virus se copia a sí mismo, puede mutar para evadir los tratamientos que buscan eliminarlo. Los cambios genéticos tienden a ocurrir mientras el virus se replica temprano en el curso de la enfermedad, que es también cuando los medicamentos antivirales suelen ser más efectivos.

La Administración de Alimentos y Medicamentos solicitó a Pfizer y Merck-Ridgeback que monitorearan la resistencia y enviaran informes mensuales sobre sus hallazgos como condición para autorizar las nuevas píldoras.

La FDA también dijo que puede requerir que los fabricantes de medicamentos evalúen si sus medicamentos resisten cualquier variante de interés, y debe proporcionar muestras de medicamentos al gobierno para sus propias evaluaciones. “Al igual que con cualquier virus, el SARS-CoV-2 no es una excepción, existe la posibilidad de que surja una resistencia que puede afectar las terapias existentes”, dijo la agencia. “Como tal, la FDA implementó mecanismos como parte de las autorizaciones para ayudar a la agencia a comprender el impacto potencial de las variantes en estos productos”.

Los Investigadores independientes dicen que es más probable que el virus pandémico desarrolle resistencia a Paxlovid que a molnupiravir, debido a las diferentes formas en que funcionan las píldoras para detener la replicación del virus.

El molnupiravir, que pertenece a una clase diferente de antivirales, evita que el virus se multiplique al engañar a una enzima que necesita replicar, llamada polimerasa, para que inserte errores en el genoma del coronavirus, lo que provoca un cortocircuito en el proceso. “La estructura del molnupiravir, que se asemeja a las moléculas genéticas, es más difícil de sortear para el virus”, dijo la Dra. Seley-Radtke.

Los virus han desarrollado resistencia a ambos tipos de medicamentos, dicen investigadores independientes, aunque la clase de molnupiravir puede tardar más en surgir.

“He estado en el campo de los antivirales durante 35 años, y no hay ningún fármaco que yo sepa que sea a prueba de resistencia”, dijo John Mellors, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Pittsburgh.

El uso de una combinación de medicamentos podría ayudar a evitar los intentos del virus de abrirse paso y evadir el tratamiento, atacando al virus en diferentes pasos en su esfuerzo por replicarse.

“Mírelo como queso suizo”, graficó Carl Dieffenbach, director de la división de SIDA del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, que trabaja en el desarrollo de antivirales contra el covid-19. “El queso suizo tiene agujeros, y si tuviera rebanadas de queso suizo superpuestas, nada podría pasar”.

Pfizer está trabajando en posibles nuevos antivirales para el COVID-19 y está tratando de ver qué combinaciones podrían funcionar, si es necesario, dijo Annaliesa Anderson, quien dirigió la investigación de Pfizer sobre Paxlovid. La investigación de la compañía publicada el año pasado en la revista Nature mostró que una versión infundida de Paxlovid funcionó bien con remdesivir, un antiviral de Gilead Sciences Inc. actualmente autorizado para su uso en pacientes hospitalizados.

“Hasta ahora no vemos nada que nos preocupe, pero seguimos buscando, ya sabes, si hay o no un talón de Aquiles en la estrategia que tenemos”, dijo el doctor Anderson.

“Merck está considerando combinar molnupiravir con otros medicamentos, incluido remdesivir, también conocido como Veklury, agregó por su parte Daria Hazuda, vicepresidenta de descubrimiento de enfermedades infecciosas de Merck.

“Esa combinación sería atractiva”, dijo el Dr. Hazuda, “porque las mutaciones de resistencia asociadas con Veklury son más susceptibles al molnupiravir, lo que lo hace más eficaz”.

Veklury acaba de ser autorizado para su uso en pacientes no hospitalizados. Sin embargo, sería difícil para las personas tomarlo en casa con molnupiravir porque se administra como una infusión durante tres días.

Una versión oral de Veklury comenzará a probarse en la etapa inicial este trimestre, pero incluso si las pruebas resultan exitosas, “no estaría disponible hasta el próximo año como muy pronto”, dijo el presidente ejecutivo de Gilead, Daniel O’Day.

Los científicos de Merck no han analizado si el molnupiravir podría funcionar de manera segura con Paxlovid, aunque el fabricante de medicamentos también está desarrollando su propio inhibidor de la proteasa, dijo el Dr. Hazuda.

Eventualmente, puede haber más medicamentos antivirales que podrían probarse en combinación con Paxlovid o molnupiravir, incluido uno de Shionogi & Co. que, según la compañía japonesa, podría comenzar una prueba en etapa avanzada pronto y tener resultados a finales de este año.

Corea del Sur recibió la semana pasada su primer cargamento de píldoras antivirales COVID-19, que el gobierno planea utilizar en pacientes de 65 años o más, así como en personas inmunodeprimidas con riesgo de desarrollar problemas de salud críticos.

El Ministerio de Sanidad y Bienestar Social anunció este miércoles que 21.000 dosis de Paxlovid, las píldoras orales de COVID-19 desarrolladas por Pfizer, llegarán el jueves y se comenzarán a entregar a partir del viernes.

Los lotes iniciales forman parte de los 762.000 que el gobierno ha comprado a la empresa farmacéutica. El ministerio añadió que se espera que se entreguen 10.000 dosis más a finales de enero.

El pasado 22 de diciembre, la farmacéutica Pfizer dijo que la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos autorizó su píldora antiviral COVID-19, lo que la convirtió en el primer tratamiento en el hogar para el coronavirus que se espera que se convierta en una herramienta importante en la lucha contra la rápida propagación de la variante Ómicron.

Los datos del ensayo clínico de Pfizer mostraron que su régimen antiviral de dos fármacos fue casi 90% efectivo para prevenir hospitalizaciones y muertes  en pacientes con alto riesgo de enfermedad grave. Los datos de laboratorio recientes sugieren que el fármaco conserva su eficacia contra Ómicron.

La agencia autorizó el medicamento oral para el tratamiento de pacientes adultos de alto riesgo y pacientes pediátricos de al menos 12 años de edad con COVID-19 fuera del hospital.

Fuente: INFOBAE

Noticas de Interés
ActualidadfacebookNacionalestwitterÚltimas Noticias

Conozca los lugares donde puede dirigirse para vacunarse contra el Covid-19

facebookNacionalestwitter

PLD alerta a la población adoptar medidas de prevención ante repunte de casos covid-19

ActualidadDeportesfacebooktwitterÚltimas Noticias

Celtics pierden al dominicano Horford por covid para iniciar la final del Este

ActualidadfacebookInternacionalesRedesSaludtwitterÚltimas Noticias

Estados Unidos supera ya el millón de fallecidos por la covid-19

Subscríbete al ABC del Día